Divulgación Científica

Entrevista a Fernando Izaurieta: Un paseo entre el espacio-tiempo

Cada párrafo del libro “Agujeros Negros: Destructores del tiempo”  tiene un objetivo, acercar el universo a los curiosos por descubrir lo que hay más allá de lo evidente. En entrevista a Marca Social, el doctor Fernando Izaurieta Aranda académico de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Concepción nos cuenta sobre su recorrido y las experiencias que lo motivaron a publicar su primer libro de divulgación científica.

Lo que ocurre detrás del Campanil…

En uno de los campus universitarios más lindos del país, el de la Universidad de Concepción, Fernando Izaurieta, comenzó un trayecto que lo llevó a descubrir el enorme apetito que pequeños y grandes tienen por todo lo que nos rodea. Así nació, en paralelo al desarrollo de la investigación científica y la docencia, la creación de espacios de difusión gratuita de la ciencia. 

Pero ¿Cómo surgió esta pasión por divulgar?.“Desde niño uno siempre quiere compartir con los demás las cosas que aprendes y que te sorprenden. Eso es instintivo. Pero quizás la primera vez que hice divulgación científica un poco más en serio fue justo después de volver a Chile al obtener el doctorado”, recuerda Fernando

En ese periodo,  se inscribió para participar en el programa de Talentos UdeC durante varios semestres. “En ese proyecto, adolescentes de la región podían tomar cursos en la universidad en temas de su elección. El interés de ellos fue tan grande que acabé dictando un curso que incluía la teoría general de la relatividad de Einstein, mecánica cuántica, física de partículas y hasta teoría de cuerdas. Es realmente inspirador ver a chicos de trece años haciendo preguntas tan profundas que te llevan al límite, al borde de lo que conocemos y hacia lo desconocido”, recalca el físico.

“Ellos me enseñaron muchísimo; desde la importancia de respetarlos, no subestimarlos sólo porque eran jóvenes y hasta la importancia de la empatía y el entusiasmo. Fue una gran experiencia; al tratar de enseñarles sobre los grandes misterios del universo, siento que ellos me mostraron mucho más a mí sobre cómo enseñar”, destaca.

 

“La ciencia es lo que transforma a los humanos en un trozo de universo con la capacidad de comprenderse a sí mismo, de ver desde el principio del tiempo hasta la muerte de las estrellas”. Fernando Izaurieta.

El sentido de la vida, el universo y todo lo demás

La opción de divulgar no surgió de una manera racional, como nos explica Fernando, “sólo quería compartir las cosas que me emocionan.  Los humanos deseamos mostrar lo que descubrimos y lo que creamos. Está en nuestro instinto; somos los animales que exploran y descubren para sobrevivir”.

“Me encanta explorar los misterios del universo, sobretodo los que tienen que ver con la naturaleza del espacio y el tiempo. Lo que sucede es que es imposible aguantarse las ganas de compartir las maravillas que descubrimos con quienes te rodean”. Enfatiza Izaurieta.

De esa inspiración y al trabajo en equipo junto a otros científicos han desarrollado variadas actividades de divulgación a través de; charlas, videos y programas de televisión. Entre estas iniciativas se destaca la creación de Fundación 42, “una organización sin fines de lucro para la difusión de las ciencias”, nos explica Fernando. “Hoy es un libro, mañana no sé qué más haremos, pero para mí, lo más destacable ocurre cada vez que respondes las preguntas de alguien y ves cómo se iluminan sus ojos; es el momento en que te das cuenta que acabas de compartir el universo. Ese momento es impagable, hace que todo el trabajo y el esfuerzo valga la pena”.

Lo que más destaca el académico de este trayecto, es que cada ocasión en la que comparte el universo con los demás, se transforma en una experiencia destacable y única. “Por ejemplo” nos detalla Izaurieta, “cuando explicas algo, siempre los niños hacen las mejores preguntas. Preguntas que empiezan y acaban con un signo de interrogación, preguntas profundas, desprejuiciadas, que apuntan directamente a los “por qués” más fundamentales del universo. Por eso, muchas veces sucede que los niños te preguntan algo tan increíble que te ves obligado a responder que no sabes la respuesta, y más aún, que nadie en el mundo sabe la respuesta aún”.

“Ése es un momento muy especial; tú no tienes forma de saberlo, pero  el día de mañana quizás ese niño puede descubrir la respuesta y cambiar la historia humana. Es un momento que te recuerda la enormidad de todo lo que aún no sabemos, la emoción de lo inexplorado y lo apasionante que es la ciencia”.

¿Talento o dedicación?

“Siento que no se trata de “habilidades mágicas” “o talento” para comunicar algo. En lugar de eso, creo que se trata de amar tanto a tu comunidad que sientes la necesidad de compartir con ellos lo que te apasiona, en este caso, la ciencia”.

“Hacer divulgación científica es difícil, y requiere un montón de preparación, trabajo, tiempo y esfuerzo”, nos explica Izauriera.” Primero debes ser investigador científico, y tener una perspectiva científica amplia y profunda de lo que deseas contar. Además requiere mucho corazón, amor y empatía con la gente. No es algo que puedas hacer en cinco minutos después del trabajo mientras piensas en otra cosa. Al contrario, debes invertir tu 200%”.

Pese a todo, Fernando reconoce que vale la pena el esfuerzo. “La ciencia es lo más valioso que tenemos. Es lo que nos permite como sociedad enfrentarnos a problemas que parecen imposibles”. 

“Por eso, es importante darnos cuenta que como científicos no estamos en el vacío, sino que somos parte de la sociedad. Si queremos que la ciencia y la civilización existan el día de mañana, debemos comunicar su importancia a todo el mundo, y que toda la gente comprenda que la ciencia es el pilar fundamental que sostiene nuestra civilización planetaria”.

El resultado de mucho trabajo y humildad

El hacer divulgación añade desafíos extra. “Debes empezar por tener una comprensión profunda de lo que quieres explicar, pero también requieres empatía para saber de qué forma explicar algo complejo. Por ejemplo, no vas a hacer un argumento con ecuaciones como lo haces en un artículo científico. Además, dado que quieres compartir algo con otros, debes buscar cosas que tenemos en común, lo que nos une. Por eso debes conocer la literatura y la cultura popular para construir las metáforas e imágenes mentales que usarás para describir los aspectos más extraños y misteriosos del universo”.

Fernando Izaurieta, ha conjugado parte de este recorrido y conocimiento en su primer libro de divulgación científica, del cual nos comentará con más detalle en la segunda parte de la entrevista.

“Escribir un libro es difícil, es un proyecto que toma varios años realizar”, comenta Fernando. “La industria editorial tiene sus propios tiempos y procedimientos, con los cuales uno no está familiarizado. Tienes que escribir, revisar, escribir de nuevo, una y otra vez. Debes trabajar con un editor, correctores, diseñadores gráficos,  y diagramadores. Eso requiere ser flexible, humilde, escuchar a los demás y estar dispuesto a cambiar”.

“Pero todo el esfuerzo vale la pena cuando te das cuenta que la gente lo aprecia, le gusta y aprende más sobre el universo y nuestro lugar en él”.  

Continuará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Article:

0 %