Medio AmbienteODS

ABC del hidrógeno verde: claves de un concepto aún desconocido

Comencemos desde lo básico: el hidrógeno es un elemento químico fundamental para nuestra existencia, dado que es parte fundamental de recursos tan vitales como el agua o, además, la generación de energía a través de motores de combustión interna.

Así, el hidrógeno resulta ser un eterno «compañero de vida»: siempre ha existido, dependemos de él para mantenernos con vida y sus usos para la producción de energía se remontan al siglo XIX.

Sin embargo, hace algunos años se posicionó con fuerza el concepto «hidrógeno verde» como una alternativa (o una panacea, si se prefiere) para obtener energía de forma limpia y sin escatimar recursos económicos exorbitantes. Pero ¿de qué hablamos al adjetivar de «verde» al hidrógeno de toda la vida?

El «hidrógeno verde» es simplemente hidrógeno, pero su diferencia radica en que se obtiene a partir de la división de moléculas de agua («H2O») dejando solo «H2«, mediante la electrólisis (descomposición de la molécula mediante una gran cantidad de electricidad). Cuando esta electricidad se obtiene a partir de fuentes renovables como el sol o la energía eólica, es que podemos hablar de «hidrógeno verde».

Otro aspecto interesante de este proceso, es que al basarse solamente en fuentes renovables, no se emiten óxidos de carbono al medioambiente, como sí sucede al emplear maneras tradicionales de obtención de hidrógeno, como su extracción a partir de hidrocarburos (en ese caso, denominado «hidrógeno gris»).

Las expectativas sobre este tipo de hidrógeno son altas, como reemplazo durante las próximas décadas de otras formas de energía más contaminantes. Esa esperanza también ha permeado nuestro país.

Chile, ¿a la altura del desafío?

Al parecer sí. Y es que nuestro país tomó la iniciativa sobre el hidrógeno verde al desarrollar la «Estrategia Nacional de Hidrógeno Verde», la cual contempla producir el hidrógeno verde más barato del planeta hacia el 2030, estar entre los principales países exportadores en 2040 y contar con 5 gigawatts de capacidad de electrólisis en desarrollo al 2025 son algunas de sus principales metas.

Asimismo, según estimaciones del Ministerio de Energía, el hidrógeno verde podría contribuir con una reducción de emisiones de carbono entre el 25% y 27% hacia el año 2050.

Por su parte, las expectativas del mundo académico chileno también son alentadoras. Así, Felipe Scott, doctor en ciencias de la Universidad de los Andes señala que “Chile podría exportar hidrógeno verde a Europa para ayudarlos a alcanzar sus metas de reducción de dióxido de carbono de aquí al 2050”, en entrevista con Radio Infinita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Article:

0 %